Uso del agua en la Región Norte de Coahuila

El aprovechamiento del agua en el país por los distintos concesionarios se ha caracterizado por su ineficiencia e insustentabilidad, con altos niveles de contaminación y deterioro de las fuentes de abastecimiento a causa de la sobreexplotación, así como por sistemas de distribución en los usuarios agrícola, urbano e industrial, obsoletos. A esta situación de ineficiencia contribuye el precio subsidiado del agua por los grandes consumidores como es el sector agrícola.

Ante el constante incremento de las necesidades humanas y la amenaza de inundaciones del río Escondido/San Antonio, las administraciones locales buscan disminuir los riesgos y satisfacer las necesidades de los usuarios a través de la intensificación de la extracción de agua superficial y subterránea, ya sea con la construcción de una presa (Piedras Negras) o un acueducto (Acuña) como opciones inmediatas, cuando en realidad la fuente menos costosa y ambientalmente más segura es el agua que se desperdicia por los diferentes concesionarios y solucionar los problemas de contaminación con pesticidas aguas arriba del río Bravo, en la parte de la cuenca americana así como con procesos eficientes de potabilización y liberar las zonas inundables de asentamientos humanos.

El uso ineficiente del agua tiene consecuencias medioambientales y socioeconómicas tales como la reducción de los cauces de agua de ríos y fuentes subterráneas, afectación de los ecosistemas ribereños, pérdida de biodiversidad, baja competitividad del sector agropecuario y pérdida de confianza de los usuarios públicos en la calidad del agua, lo que incrementa el gasto doméstico por la compra de agua embotellada, que a su vez tiene otros efectos adversos como son la generación de desechos plásticos y emisión de gases con efecto invernadero generados durante su proceso industrial.

Como gestores del recurso, las autoridades del agua, los organismos operadores del agua y los concesionarios en la Región Norte de Coahuila (RNC) son los responsables del mejoramiento de la eficiencia operativa y comercial en sus ámbitos respectivos, lo cual es fundamental para la preservación de los ecosistemas.

De acuerdo con un estudio reciente de la OCDE (2013) sobre las reformas del agua en México, las cuencas hidrográficas del país se encuentran bajo un severo estrés y la calidad de los ríos, lagos y acuíferos están en peligro, en particular la cuenca del río Bravo.

Descargar documento completo