Objetivo

 

Dar a conocer a las autoridades ambientales, a la  sociedad y a los empresarios, la destrucción de que ha sido objeto el ecosistema del río San Rodrigo a causa del aprovechamiento anti-sustentable de sus recursos.

Pero además, como un reclamo para que las autoridades encargadas de vigilar el cumplimiento de la legislación ambiental y de salvaguardar nuestros recursos naturales ejerzan su autoridad y que los empresarios y personas físicas causantes del daño asuman su responsabilidad en cuanto a la restauración del medio. 

Esto es lo que la sociedad espera de estos dos sectores, el institucional (federal, estatal y municipal) y del sector privado, ya que el costo que la sociedad está pagando por la disminución de los servicios ambientales que presta el río y su ecosistema es muy alto.

Imprimir
PDF

La depredación del río San Rodrigo, experiencias ciudadanas para su protección


El paisaje original del río San Rodrigo ha sido profundamente transformado y su ecosistema ripario destruido por la extracción de material pétreo de su cauce y riberas por parte de empresarios de la minería/construcción. Un grupo de ciudadanos de la Región Norte de Coahuila integrados en la organización ambientalista Amigos del río San Rodrigo ha planteado desde hace tres años, ante representantes políticos y autoridades ambientales la importancia de suspender esta actividad por las consecuencias negativas que ha ocasionado al medioambiente, a la sociedad y a la economía de la cuenca baja del río San Rodrigo en el poblado de El Moral, municipio de Piedras Negras, Coahuila.

Arrasan con nogaleras del río San Rodrigo

El pasado 17 de febrero de 2011 diversos integrantes de nuestra organización realizaron un recorrido por el municipio de Zaragoza para constatar y denunciar ante la PROFEPA, la destrucción del bosque de nogales, álamos y encinos, entre otros, en el río San Rodrigo en su cruce por la carretera 29 en el tramo Zaragoza a Acuña.

De acuerdo con estimaciones propias, el área destruida es de alrededor de 400 hectáreas y era una zona densamente poblada por árboles de gran envergadura, nicho de mamíferos, aves, insectos y peces propios de la región.